salud
Salud

Yo también la dejo #3

Hace muchísimo tiempo que dejé de tomar la píldora. En realidad, quizá no tanto, unos seis meses o así, pero parece que haya pasado mucho tiempo. 

 

Recuerdo dejarla con miedo por todo lo que había leído por ahí.

  • Que mi cuerpo sería un descontrol.
  • Que mis hormonas se volverían locas.
  • Que estaría en la mierda hasta que mi cuerpo volviera a acostumbrarse.
  • Que sería horrible, vamos. 

 

Y vengo con esta tercera parte de #yotambiénladejo para deciros que nada de eso pasó.

 

Obviamente, cada una de nosotras es diferente y nuestro cuerpo puede reaccionar a las mismas cosas de diferentes maneras. Además, sumémosle nuestra situación personal, que aunque no lo creamos, hace mucho en estos casos (y en casi todos los casos).

 

Voy a tirar de recuerdos y de memoria, porque ya os digo que fue un cambio muy normal, como si no hubiera tomado nunca la píldora. 

  • No me encontré mal como había leído que podía pasarme.
  • Mis cambios hormonales fueron los de siempre.
  • Mi sangrado empezó a ser más abundante (pero esto es obvio).
  • Los dolores eran reales.
  • Y me empezaron a salir granitos otra vez en una cara súper grasa (algo que la píldora había hecho desaparecer por completo).

 

A raíz de tomar la decisión de dejar la píldora y volver a la naturalidad de la vida cíclica de la mujer, empecé a buscar remedios caseros para los dolores de regla. 

 

Doble de manzanilla. 

No digo más. 

 

También empecé a tomarme aceite de onagra (evening primrose, en inglés), pero no sabía deciros si notaba cambios o no. Así que como si nada. 

 

Lo que menos me gusta es la aparición de granitos y el tener la cara grasa otra vez. Es algo que había desaparecido por completo, y volvió al poco tiempo de dejar la píldora. Un consejo de persona mundana (como yo) es que no tomes la píldora por hacer desaparecer los granitos de la cara por puro placer. Es obvio que si te lo dice un médico, pues sí, pero si no… que no sea ese el motivo, ¿sabes? 

 

En relación al peso, ya dije que yo me adelgacé al tomar la píldora (normalmente, la gente suele engordar.) El dato importante es que yo pierdo peso muy rápido, debido a mi rapidísimo metabolismo y me cuesta mucho subir de peso, pero así es mi cuerpo y así ha seguido siendo después de dejar la píldora. Ningún cambio aparente al respecto. 

 

Esto va a sonar raro pero hace casi un año que escribí lo que acabas de leer y la verdad es que no recordaba haberlo escrito. Pero me gusta, y mucho, así que aquí estás tú leyendo la tercera parte del #yotambiénladejo.

 

Casi un año después, podría decir muchísimas cosas más acerca de este tema que ahora mismo no vendrían al caso, pero que diré en otra entrada (no worries). Aun así, voy a decirte que sigo tomándome el doble de manzanilla, sigo manteniendo mi peso (más bien bajo, por metabolismo) y mi cara sigue siendo grasa (mucho menos que después de dejar de tomar la píldora) y no tiene tantos granitos (porque me la cuido mucho más, supongo que debe ser la edad xD). 

 

Como siempre digo esto es mi experiencia, lo que me ha pasado a mi y lo que yo he vivido después de tomar la píldora. NO es la verdad absoluta y NO tiene porque pasarte lo mismo que mi, faltaría más. Cada cuerpo reacciona de la forma que reacciona y si hay alguna cosa que ves que NO, deberías ir al médico, ligera.

 

Te dejo por aquí las dos entradas anteriores sobre el tema y espero que venga alguna más sobre este tema 😉 

Yo también la dejo (parte 1)

Yo también la dejo (parte 2) 

 

¡Nada más por hoy!

Gracias por leerme 🙂

 

XOXO   

 

            Irene

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.