literaria
LITERARIAS,  RESEÑAS

Todo lo que nunca fuimos | Alice Kellen

Desde la última reseña, actual, que escribí (que por cierto, te la dejo aquí), no había vuelto a leer una novela. 

 

Esta vez la elegida ha sido Todo lo que nunca fuimos de Alice Kellen, y ésta es la primera parte de la bilogia Deja que ocurra.

 

Leah no ha vuelto a ser la misma desde el accidente de sus padres. Su hermano mayor, Oliver, por motivos laborales, la deja a cargo de su mejor amigo, Axel y éste la acoge en su casa e intenta ayudarla a superar esa pérdida, a su manera. Como es obvio, acaban enamorándose, pero, por desgracia, no todo es de color de rosa en el amor. 

 

Es la primera vez que leo algo sobre esta autora y no me ha disgustado (pero tampoco cantemos victoria).

 

La novela está escrita en primera persona, desde los dos puntos de vista de los protagonistas; Leah y Axel, hecho que siempre me ha gustado ver en las novelas para conocer a ambos protagonistas por igual. 

 

Sucede en Australia, que lo hace todo más surfista, pero sin más.

 

Debido a que Leah está superando un duelo, viajas con ella, a través de la lectura, en lo que sería el sobrellevar la pérdida de un ser querido: cómo lo vive ella, el dolor, las ganas de hacer nada, los recuerdos que te traen esas personas… 

 

Personalmente, creo que depende del momento en el que estés (de tu vida), empatizarás más o menos con la protagonista. [Yo empecé el libro y hacía poco había perdido a mi abuela, así que sentí que empatizaba mucho con Leah]. 

 

Por otra parte, mientras lees, también te adentras, por parte de Axel, en cómo superar ese duelo

 

No soy psicóloga, así que no puedo criticar el libro desde esa perspectiva, pero como lectora sí que he de reconocer que, a veces, sus formas me han parecido un poco «violentas». En muchas ocasiones, pone al límite a Leah y, a pesar de que es ficción y es un personaje literario, no sé hasta qué punto el forzar a alguien a hacer, escuchar o decir algo es productivo para sea lo que sea que esté superando en ese momento. 

 

He leído otras reseñas, así por encima, ya que si has leído otras de mis reviews sabrás lo mucho que me gusta leer opiniones después de leerme los libros, y dicen que, así como en otras novelas de Alice Kellen, la autora se nota que ha investigado en la materia, esta novela queda floja en ese aspecto. 

 

Yo no he leído nada más de la autora y desconozco por completo si se ha informado o no sobre salud mental y procesos de duelo para escribir esta novela, pero sí que tengo que reconocer que cuando iba leyendo e iba viendo el trasfondo de la novela, pensé que era un tema muy complicado, del cual considero que hay que tener ciertos conocimientos más allá de la experiencia propia, para no «cagarla» de cara al lector ni «mal influenciar». 

 

Leah lo que tenía que haber hecho es ir al psicólogo de cabeza, pero si hubiera sido así, la novela no tendría sentido. Con esto me refiero a lo de «mal influenciar». 

 

El final, por desgracia (y no voy a hacer spoilers), es bastante previsible. Aun así, esperaré a leerme la segunda y última parte para ver cómo realmente acaba la historia entre Axel y Leah. 

 

¿Y tú, te has leído Todo lo que nunca fuimos? 

Cuéntame que te ha parecido en comentarios, va. 

 

xoxo

 

Irene

 

Era tan curioso e ilógico que durante años nos enseñasen matemáticas, literatura o biología, pero no cómo gestionar algo tan inevitable como la muerte… 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.