reflexiones
Reflexiones

POR QUE NO ME GUSTA LA NAVIDAD

A mi antes me gustaba la Navidad ya que decir que me encantaba sería mentiros, así que dejémoslo en que me gustaba. 

 

Mi navidad era la típica navidad en familia. Papa Noel se dejaba caer y todos éramos felices hasta que nos hicimos mayores.

 

Y no hablo de averiguar que Papa Noel no viene desde el Polo Norte para dejarte regalitos debajo del árbol, hablo de darte cuenta de lo que sucede en las familias en realidad. 

 

La Navidad es preciosa, sí. Lucecitas de colores y formas por toda la ciudad, a veces nieve, frío, bufandas, guantes, gorritos con un pompón peludito en la punta, abrigos, chocolates calientes, calcetines de borreguito, Christmas jumpers para los más ingleses, turrón, polvorones, comidas, cenas y fiesta (que eso sí que nos gusta). 

 

La Navidad vista así, es preciosa, sí. Maravillosa me atrevería a decir también. Pero nos olvidamos de que la Navidad, no sé por qué, nos hace recordar el pasado. 

 

Recordamos tanto a aquellos que ya no están como aquellos que ya no están porque tú ya no quieres que formen parte de tu vida (que también los hay). 

Recordamos que la hermana que tienes enfrente es aquella que intentó hacerse con la herencia de tus padres e intentó dejarte a ti sin nada. 

Recordamos que el hermano que tienes a dos sillas más a la derecha no te soporta (y tú tampoco a él).

Recordamos que no te hablas con algún primo o prima o incluso no aguantas a algún tío o tía, por no hablar de los suegros y suegras, yernos y yernas, que tienes que ver ese día en la mesa de Navidad para quedar bien.

 

El día de Navidad ya no es lo que era cuando te haces mayor.

Darte cuenta de toda la mierda que esconden las familias, no es bonito.

Tener que pasar the most beautiful time of the year (según algunos) con familiares que no soportas ver ni en pintura, no es bonito.

 

Pero así somos. Así es nuestra sociedad. Una sociedad a la que le encanta el postureo y una sociedad que prefiere vivir ese día engañada y siendo falsa, a vivir ese día siendo uno mismo; y que si no te apetece ver la cara de tu tía, suegra o yerna no vas a hacerlo por mucho que la tradición así lo diga. 

Sobra decir que esto es una opinión y que como esta hay muchas iguales, parecidas y diferentes. No malinterpretéis el mensaje. Se está generalizando. Gracias.

 

Dicho esto, FELIZ (NA)VIDA(D) a aquellos que la disfrutéis. 

 

PD. Escribí esto hace muchos años y sigo pensando lo mismo a pesar de las circunstancias y de este año tan surrealista que estamos viviendo. Este año quizá sea la excusa perfecta para no tener que ver a aquellxs que realmente no quieres ver por mucho que la tradición así lo diga, piénsalo 😉 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad