beauty
Beauty

Mi experiencia con la depilación láser #7

Después de más de tres meses, ya que por motivos varios he tenido que alargar más de la cuenta esta séptima sesión con el láser, ya estoy aquí, otra vez, para contarte cómo ha ido esta nueva sesión. 

 

Como ya sabes, y sino, es que no te has leído las entradas anteriores (y te recomiendo que lo hagas), me encanta preguntar cosas en cada sesión para después contarlas por aquí. Y esta sesión no iba a ser menos, así que vamos allá. 

 

 

He tenido que cancelar esta sesión dos veces, y una de esas veces fue por estar tomando ácido fólico. 

 

Esto lo comento, ya que se ve que hay muchos medicamentos que son fotosensibles y con los que no van a dejar que te hagas el láser, ya que puede producirte irritación o quemazón o whatever. Al igual que el ibuprofeno como ya comenté en las primeras entradas. 

 

Hay varios medicamentos fotosensibles, y te recomiendo que si te tomas alguno nuevo, busques si lo es antes de ir a la sesión o llames para preguntarlo. Yo ni lo pensé, fui a la sesión, me hicieron una prueba por si acaso, y tuve que cancelar la sesión ya que ese día no me podían hacer el tratamiento láser completo. Así que, hacedme caso, porque da rabia tener que cancelarlo por algo así (al menos a mí me dio).

 

Lo bueno, para mí, es que no me hizo ninguna reacción así que he podido hacerme la séptima sesión sin miedo alguno.

 

Cada vez el láser duele menos, aunque ya sabes que, a mí, no me ha dolido mucho en general. Lo que más duele es el pubis, la zona alta de las piernas cerca de las ingles y poco más.

 

La última vez que fui, fue una sesión extraña ya que no sentí casi nada el láser y por un momento pensé que no me estaban haciendo nada. 

 

Esta vez, la mujer que me ha atendido me ha dicho que me iba a subir la potencia. De hecho, me ha ido avisando en qué momentos y en qué zonas me subía la potencia, y me ha encantado, la verdad. 

Por eso, he aprovechado y le he comentado que la última vez me pasó lo que es decía y me ha dicho que puede ser que en las zonas en las que no notas el láser es que ya no hay pelo, pero que no notar nada tampoco es lo que tiene que ser, ya que si subes un poquito la potencia y notas el pinchacito es que todavía hay pelo. Justo eso es lo que me ha pasado a mí. 

 

Como siempre he dicho, es un dolor muy soportable, a mi parecer, y esta vez, a pesar de no haber notado en ciertas zonas el pinchacito, sí lo he notado en otras. 

 

Hay una cosa, curiosa, que no me habían dicho todavía y que todavía no sé si me ha hecho gracia o no, es que en esta sesión, así como en otras me han pasado la máquina del láser por dentro del chichi (por los labios, quiero decir), esta vez no. 

 

Como siempre digo, el chichi es una zona muy difícil para depilar con cuchilla, mucho. Hay riesgo de cortarse y si te cortas quizá no te dejan hacerte el láser. Por ese motivo, yo he dejado pelitos. La mujer me ha dicho que ella no podía quitármelos porque las cuchillas que tienen son quirúrgicas y cortan mucho, y entonces no me ha pasado el láser por dentro por si me quemaba algún pelo. Well.

 

Por suerte, no me importa tanto tener algún que otro pelito por ahí, porque al final el pelo está para proteger, pero sí me molesta que me digan esto cuando otras veces me han pasado la cuchilla y me han metido el láser hasta casi las entrañas. 

 

Posiblemente, otra persona se hubiera quejado (y con razón), pero yo voy con la idea de que no todo el pelo me va a desaparecer y que tampoco me importa tener un poquito para proteger, así que a la próxima ya me depilaré muchísimo mejor, y me podrán pasar el láser por toda esa zona. 

 

Quitado esto, la verdad es que me ha gustado mucho la mujer que me ha atendido. Me ha parecido muy simpática, atenta y muy amable. Estoy muy contenta con la atención recibida. Por si todavía no sabes dónde me hago el tratamiento láser, me lo hago aquí (y que conste que no me pagan ni nada por el estilo por decirlo).

 

Cada vez me queda menos, y cada vez tengo más ganas de añadir más zonas a depilar. Me dijeron, antes de empezar, que esto solía pasar, así que si me acaba pasando, serás una de las primeras personas en enterarse. 

Dicho esto, me despido y nos leemos dentro de tres meses. 

 

¡Hasta pronto!

 

xoxo

Irene 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.