beauty
senderos de bienestar

Mi experiencia con la depilación láser #10

Siempre suelo decir esto, pero me sorprendo a mí misma contando cada tres meses algo nuevo de mi experiencia con la depilación láser. 

 

Siempre pienso que no será posible, pero siempre me equivoco.

 

La vez anterior salí bastante cabreada de la sesión, ¿os acórdais? 

Bueno, pues de esta última no es que salga mucho más contenta.

 

Os cuento.

 

 

Yo llego y cómo ya sabéis te tienes que desvestir y quedarte en sujetador y ponerte el tanga ese que te den que no tapa nada, pero que parece ser obligatorio. 

 

Me siento en la camilla y espero a la mujer que me va a atender, mirándome los cuatro pelos que no he visto al pasarme la cuchilla.

 

Nada más entrar, ya la lía soltándome semejante perla:

 

¡Ui! ¡Qué delgada!

 

A ver, ¿alguien te ha dado permiso para opinar de MI cuerpo?

Pregunto.

Sí, soy muy delgada, pero es que eso ya lo sé yo, porque yo me miro en el espejo cada día. No hace falta que vengas tú a decírmelo.

 

Tú encárgate de hacer bien tu trabajo, que yo ya me encargaré de ocuparme de mi cuerpo.

 

Esto para empezar.

 

La segunda perla que me soltó tuvo relación con mi piel.

 

Antes de empezar te preguntan si te has puesto la crema que tienes que ponerte 5 días antes y 5 días después de la láser (yo, personalmente, hay días que me olvido y no me acuerdo de ponérmela, la verdad sea dicha), pero le dije que sí.

 

¿Y te has exfoliado la piel?

 

Eh, ¿no? 

Eso no lo pone en ningún sitio…

Es cierto que me lo comentaron al principio, cuando empecé con el láser, pero ahí se quedó la cosa.

 

Le contesto que no y me suelta:

 

Ya, ya lo he visto nada más entrar.

 

A ver, ¿qué has visto tú? Si lo primero que has hecho ha sido sorprenderte de mi delgadez en toda mi cara. 

 

En fin… que con la tontería de la exfoliación me empieza a decirme que no va a poder pasarme el láser por las piernas porque están FATAL.

 

¿Perdona? 

 

Osea, mi tiempo es muy valioso y me lo estás haciendo perder, haciéndome venir otro día cuando perfectamente me lo puedes hacer ahora…

 

Vale, sí, gracias por decirme que si no me exfolio la piel, el láser no penetra bien y la crema se queda como incrustada por dentro y eso no deja respirar la piel y que me tengo que exfoliar cuando ellas me lo digan para que, al menos, el láser haga efecto, porque si no no hace efecto.

 

Yo le doy las gracias desde aquí, pero yo estaba flipando ya que en nueve sesiones NADIE me había dicho eso.

 

Total que ya empezamos la sesión sabiendo que me voy a ir de allí con los mismos pelos con los que he llegado en las piernas. Well.

 

Por suerte, todas las otras zonas pudo hacérmelas con normalidad y lo único que se salvó de la sesión es la potencia que le puso la mujer a la máquina del láser. 

 

Pero tengo que hacer mención a cómo me dijo que ella ponia la potencia máxima…

 

Cuando me comentaba que no iba a hacerme las piernas porque estaban fatal, también añadió que «ni de coña» iba a hacérmelas porque al ser la décima sesión ella ponía la potencia a tope y le daba igual si nos dolía y llorábamos…

 

Lxs que me conocéis, imaginaos mi cara. Lxs que no, imagináosla igual. 

 

De poema.

 

Hubo un momento de la sesión en que le recordé lo que había dicho y se puso a reír diciéndome que había sido una manera de hablar… 

A ver, trabajas de cara al público y tienes que tener cuidado con lo que dices. Yo te lo dejo pasar (y luego lo escribo por aquí xD), pero habrá otras personas, estoy segura, que son capaces de ponerte una reclamación por decir o dejar de decir ciertas cosas, o incluso pueden estar pasando por un mal momento y lo último que necesitan es que alguien les diga que le da igual hacerles llorar por el láser (hay personas que lo pasan realmente mal con el láser…)

 

Creo que fue una de las sesiones más largas y a la vez más rápidas de toda mi experiencia… pero claro, pa’ no ser rápida… si no me hizo las piernas enteras…

 

Me tuvo que dar hora para otro día para hacerme las piernas, una vez exfoliadas y, eso sí, para hacerme el labio superior ya que el bigote, básicamente, se debe hacer una vez al mes.

 

No hay nada que me dé más rabia que eso, que me hagan perder mi tiempo, pero bueno, en el fondo, agradezco que me dijera lo de la exfoliación y me explicara un poquito más sobre ello. Todo hay que decirlo.

 

También me comentó que en los labios vaginales, para quién se haga todo el chichi, los pelos tardaran mucho más en irse ya que es una zona húmeda y cuesta mucho más que se vayan todos los pelos, pero en mi caso, es la menor de mis preocupaciones ahora mismo, aunque good to know. 

 

Aprovecho esta entrada para lanzar un CONSEJO importante.

 

Estos centros siempre intentaran pillarte como puedan para que cojas más sesiones. 

Ten cuidado y sí coges más sesiones, apúntate exactamente cuántas estás pagando y de qué tipo son…

 

A mí me la han jugado, y estoy bastante cabreada. 

 

Me dijeron que las 12 sesiones del labio superior que me cogí, al ser una zona pequeña, me podría cubrir otras zonas pequeñas, ya que 12 sesiones eran muchas para el bigote… Bueno, pues resulta que 12 sesiones es poco (tócate) y ahora resulta que NO me cubren otras zonas pequeñas, pero como tampoco tengo un papel que lo confirme, tengo que callarme. 

 

En esta sesión que os contaba hace nada, casi me engañan diciéndome que no me quedaban sesiones para las piernas y que por lo tanto, no me iban a poder hacer la sesión. ¿Estamos locos o qué? Obviamente, me quedaba esta sesión, que no me había hecho (era de lógica, vamos). 

 

Estad muy atentxs cuando compréis nuevas sesiones… Actualmente, pienso que me han robado dos sesiones por la cara y me va a tocar reclarmarlas, de alguna manera, el próximo día…

 

Es una lástima, porque al principio estaba muy contenta con el centro y con la láser y todo… Realmente, el láser funciona y estoy contentísima, pero que me tomen el pelo y me engañen no me gusta nada. Y eso es lo siento que han hecho y están haciendo. 

 

Ya no se trata de tener cuidado, si no de tenerlo todo bien apuntado y super controlado. 

Yo por suerte, lo tengo todo apuntado aquí. 

Gracias a las entradas sabía cual era la sesión que me tocaba y todo lo que me hacía o dejaba de hacerme. 

 

Y te aconsejo que tú hagas lo mismo, aunque sea en las notas de tu móvil. 

 

En cuanto me haga la última sesión de piernas y labio superior otra vez, os cuento como ha ido esta décima y última sesión en esa zona.

 

Al teclado, de nuevo, la Irene del presente, la que ya se ha hecho la última sesión en las piernas y ha perdido una nueva sesión para el bigote xD.

 

Bueno, empecemos, porque tiene tela el asunto…

 

Al entrar en la salita, me sorprendí al no ver el típico tanga (pero la verdad es que no lo necesitaba para nada porque solo venía a hacerme piernas y labio superior).

 

La mujer que me atiende me pregunta qué tal el láser, cómo lo llevo, si veo cambios… (llevo 10 facking sesiones, ¿sabes? yo diría que sí) y entre medio, intenta colarme ya una promoción (de la que no estoy interesada).

 

Me empieza a tapar con lápiz el tatuaje que llevo en el tobillo, algunas pequitas (intuyo) y vuelve a colarme otra promoción, esta vez de tratamientos corporales… 

 

Le digo que no estoy interesada…

 

Yo entiendo que tengan que intentar vender, pero tú crees que yo siendo clienta desde hace ya dos años, voy a querer justo ahora un tratamiento corporal, cuando ya me lo habéis ofrecido y he dicho que no? Que podría decir que sí, ¿eh? pero que pesadilla cada vez que intentan colarte algo así…

 

Bueno, empieza la sesión y el láser me lo pone a un potencia que duele, la verdad. De hecho, hacía tiempo que no me dolía en las piernas, pero lo agradezco porque sino parece que estoy perdiendo la sesión… así que si tengo que decir algo bueno de la sesión, es esto (imagínate).

 

Al acabar, vuelve a intentar venderme otra cosa. Esta vez medicina estética y con dos cojones, porque no tiene otro nombre, me pregunta si me quiero hacer algún retoquillo.

 

Un momento.

 

¿Estás promoviendo, porque sí, los cambios estéticos? 

 

Yo estoy muy a gusto con mi cuerpo, con mi cara y con todo.

Y estoy a favor de que cada persona haga lo que quiera con su cuerpo, su cara y su todo.

Pero no estoy a favor de promoverlos, así como así, como si fuera lo más fácil del mundo y lo fueran regalando por ahí…

 

Repito.

 

¿Crees que si quisiera hacerme algún retoquillo no lo hubiera hecho ya?

¿Crees, encima, que iría a un centro como el vuestro a hacerme algún retoquillo por muy bueno que fuera el médico?

Ni de coña, como diría tu compañera (la que no me quiso hacerme las piernas).

 

Yo estaba alucinando, que tampoco es nada nuevo en esta experiencia, a todo lo que estaba intentando venderme en menos de 15 minutos y quería salir de allí ya.

 

Para acabar la sesión, me hizo el labio superior y no sé porqué me puso una toallita encima de la boca. 

 

Yo pensaba que era porqué tenía un herpes labial y podía ser malo con el láser, pero me dijo que no. Tampoco me dijo porqué me puso la toallita… 

 

Espero que el puñetero láser haya funcionado en esta sesión… porqué sino… como os decía, sesión perdida…

 

Al acabar intenta venderme más sesiones, no tan descaradadamente, pero lo intenta diciéndome si quiero sesiones extra para las zonas dónde no me hago la láser ya, por si aún me quedan pelitos…

 

Le digo que no, que voy a acabar todas las que tengo y punto.

 

En fin.

 

Salgo de la salita y se viene lo mejor de la sesión.

 

Justo al acabar de hacerme las piernas me preguntó si me ponía la crema y le dije que sí, porqué me había puesto crema, sin embargo, tengo las piernas muy secas y esa es mi realidad.

 

Al salir, me soltó lo siguiente:

 

Que sepas que tienes la crema caducada y si está caducada no puedes ponértela porque no sirve para nada.

 

¿Es puta broma?

 

Mi cara era digna de enmarcar… No me estaba creyendo que hubiera mirado el día que me compré SU crema y me soltara semejante comentario…

 

Además, SU crema. ¿Y si yo me pongo MIS cremas? Que es lo que hago algunas veces, ¿qué? 

 

Es que a mí que la crema se me caduque me la pela, la verdad y me la seguiré poniendo caducada hasta que se me acabe.

 

Le daría un ataque a esa mujer si supiera que todo lo que tengo en mi casa debe estar caducado, porque yo no me pongo cremas ni geles ni nada de eso. Los tengo de decoración. 

 

Que me obligó a comprarme SU crema de cara. 

 

Sí, sí, lo que lees.

 

Me vi entre la espada y la pared y os prometo que no supe ni reaccionar. 

Tampoco quería enfadarme ni pelearme con nadie y ya llevaba toda la sesión intentando venderme algo…

 

Solo pude reaccionar preguntándole por el precio y poniendo una cara de no me estoy creyendo que me estés haciendo comprarme una crema (que no necesito) y me estés haciendo gastarme casi 30 euracos.

 

Antes de acabar, hicimos repaso de sesiones que me quedaban y me dijo otra cosa diferente a la mujer del principio… osea, tremendo. Ya os digo que tengáis cuidado y que llevéis todo a rajatabla. 

 

Salí de allí asqueada, con menos pelo, con una crema de cara que me veo obligada a ponerme y con 30 euros menos, pero bueno…

 

Por suerte, ya queda menos. 

 

Y que conste que es una pena que esté diciendo esto del centro, porque yo he recomendado el centro y a mí también me lo han recomendado… y no digo que sea mal sitio para hacer la láser, sin embargo, tiene trabajadoras que no saben medir sus palabras y tampoco pueden estar durante toda la sesión intentando venderte algo… porque te hacen sentir incómoda y creo que no debería ser así.

 

Anyway

 

¡Nos leemos a la próxima!

 

xoxo

 

Irene

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *