MUSICALES,  RESEÑAS

Grease, el musical de tu vida | Barcelona

Hoy os traigo uno de los musicales por excelencia que tuvo lugar en 2006 en la ciudad de Barcelona, concretamente en el Teatro Victoria. Y sí, como ya habréis leído en el título se trata de Grease, el musical de tu vida, una superproducción de Filmax, Notro Films y Strómboli Entertainment.

Dirigido por Ricard Reguant, coreografiado por Coco Comín y con Manu Guix como director musical del espectáculo, Grease, el musical de tu vida, fue todo lo que nos esperábamos (o incluso mejor).

Como muchos y muchas ya debéis saber, Grease fue un musical que nos trajo de vuelta las chupas de cuero, la gomina y los peines estrechos y pequeños, como también aquella moda tan de los años 50. Danny Zucko y Sandy se reencuentran en el instituto Rydell, pero entre la chulería de él y la inocencia de ella el reencuentro no es para nada como esperaban.

Los papeles principales fueron interpretados por María Adamuz como Sandy y Carlos Solano como Danny Zucko. Ambos perfectos en sus papeles. Él volviendo locas a las chicas y ella transmitiendo la misma inocencia que Sandy en la película. Cabe destacar que más tarde, Sandy fue interpretada por la cantante Edurne.

El resto del elenco estaba formado, entre muchos, por Elena Gadel como Rizzo, que estuvo impecable, especialmente con la canción Lo peor que puedo hacer. Destacaría también al actor que hacía de Vince Fontaine (no logro recordar como se llamaba y no me aparece por ningún lado), quién también hacía de ángel en la heladería con Frenchy. Y para finalizar, por que sino podría estar aquí todo el día, quiero recordar a Gustavo Rodríguez, y no por su papel que era fantástico, sino por su actuación cantando Mágicas notas. Siéndoos sincera, no conocía esta canción antes de ver el musical y ahora es una de mis favoritas.

Hablemos de esos pasos de baile tan pegadizos, que la gran mayoría conocemos y nos sabemos o como mínimo, hemos intentado imitarlos en algún momento (con o sin éxito). Como decía antes, la coreografía estuvo a cargo de Coco Comín (no podemos pedir más) y es cierto que los movimientos, los pasos de baile y demás estaba muy pero que muy logrado en relación a los de la película.

En cuanto a la actuación en general de los personajes tengo que decir que hubo muchos personajes que no me esperaba que actuarán tanto, ni que cantarán la mitad de lo que lo hicieron (básicamente porque en la película no lo hacen, claro), así que no recuerdo haber tenido ninguna queja al respecto. Yo siempre salía encantada después de ver el musical.

Hablemos también de la dirección aunque, como ya dije en mi primera reseña sobre Dirty Dancing, no soy una entendida en estos temas. De todas maneras, que Ricard Reguant decidiera ponerse al mando de algo tan grande; un musical que, bien seguro, iba a tener repercusiones de todo tipo fue de valientes, la verdad y por suerte, triunfó. Hicieron una segunda temporada e incluso hicieron un tour por España, quedándose un tiempo en Madrid en 2009 y acabaron en Valencia en 2010.

Aun así, 4 años de Grease, el musical de tu vida no fueron suficientes porque en 2011 Coco Comín se puso al mando de Grease, el musical durante tres años en toda España, pero no puedo hablaros de este re-estreno porque no fui a verlo.

Recuerdo que la decoración se basaba en las famosas escaleras de instituto americano (el de las películas) y escenarios cambiantes. Al Grease Lightnin’ lo recuerdo igual que en la película y algo que sorprendió a todos fue la habitación de Sandy, yendo de un lado al otro del escenario flotando en el aire, mientras ésta cantaba la canción Sigo enamorada de ti. Una de los momentos más bonitos del musical, desde mi punto de vista.

Además, algo que me gustaría añadir es que el final no es muy parecido a la película e imagino que se debe a las limitaciones de espacio, pero ¿quién no se acuerda del parque de atracciones que montan en Rydell? Algo así, pero adaptado, podría haber estado bien al final, en vez de las míticas escaleras, que tanto caracterizan a este musical.

Jugar con la iluminación siempre es un must en los musicales y en Grease, el musical de tu vida lo hacen muy bien nada más empezar. Se oye a todos cantar, pero van enfocando poco a poco a cada uno, para después poner la iluminación a tope y verlos a todos bailando y cantando mientras se mueven por el escenario.

En Grease, el musical de tu vida, conocí canciones de Grease que no conocía. Me encantaron todas y cada una de ellas y obviamente estaban adaptadas al musical. No eran igual que en la película original, ¿pero qué más da? Al final, me las acabé aprendiendo también.

También recuerdo a la perfección las chupas de cuero de los Thunder Birds y las chaquetas rosas de las Pink Ladies; el outfit de Sandy al final (ese que yo pedía siempre para Reyes) y el vestido de Chacha (la mala de la película). Recuerdo que eran completamente iguales y queramos o no, esos grandes detalles hacen que te enamores de un musical.

Grease, el musical de tu vida me cambió la vida (y no va en coña). Empecé a interesarme por los musicales, tanto que quise dedicarme a ello (pero me surgieron otras cosas más importantes).

Fui a ver este musical 4 veces (que quizá sean muchas para algunos y pocas para otros) y no me cansaba nunca. Lo tenía todo: el CD, el libro (¿sabéis ese grande que suelen vender en los teatros con toda la información? Pues ese), la camiseta, fotos con los actores y actrices (porque sí, era de aquellas que se esperaba hasta que salieran, aunque solo lo hice una vez), lo tenía todo, vamos.

Es por eso, que de un musical que marcó tanto en mi vida no podré NUNCA hablar mal de él.

Ahora mismo, diría que no hay ningún musical de Grease a la vista, pero si habéis leído esto y os habéis quedado con las ganas, rezad y pedidle a quién queráis a que vuelvan a hacerlo, porque desde aquí, yo, una fan del musical, os digo que tenéis que ir verlo sí o sí (antes de morir).

Y solo me queda decir: ¿estás disponible, nene?

[Gustavo Rodríguez cantando Mágicas Notas en Grease, el musical de tu vida]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.