beauty
Beauty

Mi experiencia con la depilación láser #5

Holi!

Tranquis, no he dejado abandonada esta serie en El Café de las Cinco.

Esta vez he tardado un poquito más de tres meses en hacerme la quinta sesión con el láser, pero ya estoy aquí para contaros cómo fue. 

 

¡Vamos allá!

 

No quiero repetirme mucho, ya que en realidad siempre es lo mismo. Sin embargo, no sé cómo ni porqué, cada vez que voy tengo algo nuevo que contar después.

 

Esta quinta sesión fui con la intención de añadir otra zona más de mi cuerpo a depilar. 

 

[Sí, esto te lo avisan antes de empezar, que cada vez que ves que el láser va haciendo efecto, quieres depilarte más zonas.]

 

En mi caso, quería hacerme el labio superior y se lo dije a la mujer que me atendió ese día. Muy maja, por cierto. 

 

Una vez en la sala me pidió que me quitara la mascarilla para ver mi labio superior y me dijo que no me lo hiciera, ya que tenía poquito y rubio (primera noticia, también os lo digo xD) y que iba a necesitar muchísimas sesiones para que desapareciera del todo y me dolería más. Además, hay que pasar la cuchilla, como en cualquier zona del cuerpo si te haces láser, y en resumidas cuentas, no me lo recomendaba. 

 

Así que empezamos con la sesión tal y cómo estaba programada. 

 

Voy a ir al grano y es que el láser en el chichi, la línea alba y el perianal me dolió bastante. Así como en las axilas es muy soportable (yo casi ni lo noto) y en las piernas hay zonas que se nota mucho y otras nada, en el pubis, la línea alba y el perianala, el pinchazo es muy fuerte y potente, nivel moverme de la camilla y agarrarme a todo lo que podía para apaciguar el dolorcito. 

 

Por suerte, va rápido, pero uf, duele una mijilla. 

 

Le pregunté a qué se debía esto, ya que si has leído mis primeras sesiones, no me quejo del dolor en esas zonas.

 

Pues bien, ella me dijo que era normal que doliera más, ya que la potencia del láser va incrementando para hacer desaparecer todo el pelo.

También me dijo que me quedaba la mitad, así que cada vez iría notando menos el dolor, ya que cada vez hay menos pelo y es cierto que en las zonas donde no hay pelo no noto para nada el láser. 

 

Siempre que voy aprendo nuevas cosas, ya que siempre que puedo pregunto para saber qué me están haciendo y porqué pasa lo que pasa en mi cuerpo. 

 

Antes de acabar me gustaría deciros que antes de irme, me dijeron que tenían un 50% de descuento este mes, así que si os interesa, ya sabéis (no me pagan por esto). Os recuerdo que yo me lo hago aquí.

 

Nada más por hoy.

 

¡Nos leemos en la próxima sesión!

 

xoxo

 

Irene

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.