reflexiones
Reflexiones

En tiempos de Coronavirus…

Querido ser humano:

 

No sé si lo sabes, pero estamos sufriendo una crisis sanitaria a nivel global muy heavy. Una crisis, por ahora, sanitaria, que sin embargo, será macroeconómica cuando el virus se haya «ido». 

 

Creo que no hace falta decir que significa eso, pero no va a ser agradable para ninguno de nosotros y nosotras cuando eso llegue (y no lo digo yo, lo dicen los expertos).

 

En España se ha decretado el estado de alarma y la gran mayoría de personas llevan encerradas en casa desde ayer. 

 

Se ha creado el hastag #yomequedoencasa para concienciar, porque está visto que al ser humano, por desgracia, hay que obligarle a que se conciencie. 

 

Tal y como dice Borja Vilaseca en el vídeo que os comparto más abajo, este virus sacará lo mejor y lo peor del ser humano. El egoísmo y la empatía a partes iguales, a pesar de que ya se está demostrando con nuestros actos que somos más egoístas que empáticos. 

 

Egoísmo en los supermercados, arrasando con absolutamente todo. Egoísmo por no quedarse en casa y seguir haciendo vida normal como si no hubiera un virus pululando por ahí. Egoísmo por coger el coche e irse de vacaciones al pueblo. Egoísmo por estar colapsando el sistema sanitario. Egoísmo PURO Y DURO. 

 

Y, sintiéndolo mucho, los egoístas serán los primeros en quejarse cuando de verdad, y si llega, no haya nada que comprar en los supermercados. Cuando se contagien (porque más de la mitad de la población lo hará) y necesiten del sistema sanitario (y no puedan atenderlos porque está colapsado y saturado, en la ciudad y en el pueblo). 

 

A mi, personalmente, me daría vergüenza. Si queremos que el sistema esté ahí para nosotros, tenemos que respetar las normas y las indicaciones. Que sí, que lo pagamos todos, pero decir eso ya es egoísta. 

 

Por eso, yo me quedo en mi casa y si quiero que me dé el aire salgo al balcón o subo a la terraza (desde dónde veo la irresponsabilidad y la poca conciencia del ser humano respecto a lo que está pasando). No me voy al pueblo, no voy a urgencias ni llamo como una condenada a los teléfonos que han puesto a nuestra disposición. 

 

Vamos a calmarnos, con responsabilidad, empatía y conciencia cívica y global. 

 

Es necesario que lo hagamos, todos y todas. 

 

Tenemos que demostrar que valemos la pena como especie y que no a la mínima de cambio se nos va todo de las manos. 

 

Seamos pacientes, fuertes, responsables, empáticos y conscientes con todo lo que está pasando. 

 

Esto pasará. De eso estamos todos seguros. Sin embargo, si no mantenemos la calma ahora, será mucho peor en el futuro (más de lo que ya va a serlo). 

 

A ti, que estás leyendo esto y has salido a la calle a hacer algo que sabes que no debías en tiempos de coronavirus, recapacita (y te lo digo desde el amor y la compasión). Piensa en ti, en las personas que te rodeamos, en las personas que están trabajando por y para ti (no solo sanitarios) y haznos un favor a todos, incluido a ti.

 

A ti, que estás leyendo esto y estás pasando la cuarentena en casa, igual que yo, mucha fuerza y amor por muy aburrido, duro y locura que sea quedarse encerrado en casa tanto tiempo. Vamos a poder. Por nosotros, por la sociedad y por el mundo en general.

 

Dicho esto, os comparto el vídeo del que os he hablado. 

 

 

Hasta pronto <3

 

Irene

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.